Search here...
0
TOP
Crianza Positiva

5 formas de evitar la lucha por el poder

5 formas de evitar la lucha por el poder

5 formas de evitar la lucha por el poder: Helados para desayunar, regalos improvisados, galletas para el almuerzo, no tener responsabilidades nunca, tarta para cenar… ¡ups! espera… esa es MI  lista de deseos, y se supone que debo estar escribiendo sobre niños.

Mucha gente piensa que ser padres positivos significa darles a los niños todo lo que piden (es decir, ser padres permisivos). Si me dieran una moneda de cinco céntimos cada vez que escucho eso, podría comprarme kilos de helado jajaja. Dicho esto, y como mi pequeño mosquetero diría fácilmente, hay muchos límites en nuestra casa. Y, no… lamentablemente, no desayunamos helado todos los días.

Hace muchos años, tomé una clase de negociación ejecutiva que cambió por completo mi perspectiva sobre el «no». Ha sido una de las mejores herramientas para padres que he aprendido.

5 formas de evitar la lucha por el poder

Por extraño que parezca, el «no» más exitoso a menudo suena sorprendentemente positivo. Alentador, incluso.

¿Quién hubiera pensado que las tácticas de negociación ejecutiva se duplicarían como herramientas de crianza positiva? Antes de que alguien se preocupe porque estoy sugiriendo que los niños deben negociar todo con sus padres, no es así. Sin embargo, creo firmemente que las palabras que usamos con nuestros hijos se convierten en su diálogo interno a medida que crecen.

Nuestros mensajes y tono se adhieren a ellos. Veo evidencia de eso en mis hijos mayores, en la forma en que maduran y procesan diversas situaciones. El mundo les dará a nuestros hijos muchos no (de hecho, ya lo hace), así que elijo enseñarles el optimismo y la esperanza como herramientas para la resiliencia. Y más que eso, hay mucha evidencia que se puede buscar en Internet de que la crianza autoritaria («a mi manera o la carretera») causa sustancialmente más daño que bien.

5 formas de evitar la lucha por el poder

Estas son las 5 formas de evitar la lucha por el poder:

1. Sáltate la batalla

Si sabes que vas a entrar en una tienda que tiene cosas que tu hijo va a pedir, pero no tienes intenciones de comprarlas hoy, ofrece una alternativa preventiva. A diferencia de un «no negativo», que puede sonar así, «Vamos a ir a la tienda ahora, pero no obtendrás nada», hazlo de otra manera. Prueba esto: «Vamos a ir a la tienda ahora. Si ves algo que te gusta mientras estamos allí, recuérdame que le tome una foto. Lo pondremos en tu lista de deseos». 

Sugerencia útil: Fomentar la confianza de tu hijo en que algo realmente desea, podría no suceder de la noche a la mañana. Cuando le compres algo en una fecha posterior, es útil decirle algo como: «Recordé esa vez que fuimos de compras y lo pusiste en tu lista. Así es como supe que te gustaría». Refuerza que has prestado atención.

2. Ofrece algo de control

Las personas (grandes y pequeñas) a menudo se sienten más a la defensiva cuando sienten que no tienen control sobre una situación. Con mi hijo pequeño, cuando llega el momento de salir de la piscina (o irnos del parque, o lo que sea), sé que no debo lanzarle la noticia y esperar una «obediencia» inmediata. La advertencia justa ayuda a todos los involucrados.

Dicho esto, para un niño que no sabe de tiempos ni horas, decirle: «Nos vamos en cinco minutos» no tendría sentido, pero en algunas situaciones, puede ser útil para los niños mayores. Si tu hijo quiere seguir haciendo lo que está haciendo pero tu respuesta es no, reduce la resistencia de tu hijo probando esto: «Es casi la hora de irse. Elije un número (o da un rango que pueda manejar, especialmente si tu hijo sabe mucho de números). Contaré hasta ese número mientras terminas lo que estás haciendo, y luego nos iremos. ¿Qué número te gustaría? «

Durante lo que pareció una eternidad, el número más alto que mi hijo conocía era 31. Contar hasta su «número más grande» la ayudó a sentir que nos estábamos quedando la mayor cantidad de tiempo posible en su universo de números, y el brillo en sus ojos mientras yo contaba demostró cómo le encantaba tener esa influencia en ese momento.

3. Acuerda una fecha futura

A veces, no hay forma de satisfacer la solicitud de tu hijo cuando quiere algo. Está bien. En lugar de eso, dale tranquilidad diciéndole cuándo sucederá su solicitud (o una versión de la misma). Ejemplo: Quiere chocolate derretido sobre sus tortitas. Prueba esto: «¡El chocolate es muy delicioso! Aunque no las voy a poner en tu desayuno esta mañana, ¿Qué tal si planeamos hacer galletas con el chocolate que te gusta este fin de semana?»

Una vez más, estás cumpliendo con la alternativa que has sugerido. Genera una confianza que seguirá hasta el final. Si tu peque quiere ir a algún lugar al que no puede ir ahora mismo, déjale que mire intencionalmente cómo lo apuntas en el calendario / agenda un día en el que puede ir. Hay una gran diferencia para un niño entre escucharlo decir: «Claro, en otro momento», que probablemente se traduzca como «Quizás nunca», y «Sí, pongámoslo juntos en el calendario. Ven a buscar conmigo el día que podamos ir.» Además, esto genera confianza en esta área. Nada es demasiado pequeño cuando es importante para tu hijo.

4. Reformula el «no»

A veces, cuando estoy cansada o impaciente, me escucho decir: «¡No, no hagas eso!» Sin embargo, lo que no puedo enseñar en esos momentos es por qué es importante que mi hijo cambie de rumbo. A menos que sea un problema de seguridad urgente, busca una manera positiva de redirigir a tu hijo. Los niños (pequeños y grandes) necesitan esto. Una mejor opción para un niño pequeño podría ser, por ejemplo, «Esa es la pared, busquemos un poco de papel para colorear». Para un niño más grande, intente, «Se acerca la hora de la cena, así que vamos a casa ahora y hagamos un plan para volver mañana». Me escucho decir: «Hagamos un plan…» muchas veces cuando el momento o el enfoque que usa mi hijo no es viable para mí. Elije tus palabras sabiamente.

Ten en cuenta que en todos estos ejemplos, no hay negociaciones irracionales, ni halagos , ni sobornos.

PERO, si trabajas para encontrar un «sí» que puedas ofrecer, es posible que encuentres que: «Sí, podemos hacerlo mañana» y «Ya terminamos por hoy, pero hagamos un plan para hacerlo de nuevo por la mañana «y» Saludemos el parque cuando pasemos por el lado hoy y digamos que lo veremos el jueves «y» Sí, la próxima vez que estemos en la tienda, puedes elegir algo que te guste.»

5. Encuentra algo en lo que puedas estar de acuerdo

Cuando todo lo demás falla, en términos de negociación ejecutiva, encuentra la mejor alternativa a un acuerdo negociado, incluso si no puedes llegar a un acuerdo con tu hijo, puedes encontrar algo en lo que estar de acuerdo.

Muestra empatía mientras tu hijo procesa emocionalmente el límite (y sepa que los niños aprenden la empatía mucho más tarde de lo que pensamos, aunque hay algunas formas en que podemos ayudarlos). Es normal que a veces se enfade y no es necesario «arreglarlo» solo ayúdale a entender que estás de su lado (incluso cuando no estés de acuerdo). Siente su perspectiva, compréndelo.

Siéntate tranquilamente con tu peque mientras expresa su decepción, solo escucha y comprende, sin justificar ni defender tu posición. Da espacio para que exprese sus sentimientos. Se amoroso y amable en tu «no». 

A veces, me sorprendo diciendo que no porque, tengo el poder de los padres para decir que no, y ni siquiera sé por qué lo he dicho. Sin embargo, cuando lo pienso objetivamente, me doy cuenta de que con mucha más frecuencia puedo decir «sí». ¿Y sabes lo que he aprendido? Muchas cosas, en realidad, y entre ellas, que el chocolate a veces son una excelente alternativa para desayunar tortitas.

¡Pon en práctica estas 5 formas de evitar la lucha por el poder y me cuentas los resultados en un comentario! También puedes dejar tu opinión en nuestro grupo de facebook

Crianza Positiva

Johannes Ruiz Pitre

Madre de familia numerosa. Neuropedagoga certificada en Disciplina Positiva para Padres y Profesores. Especialista en Inteligencia Emocional en la primera infancia. Asesora certificada en sueño infantil. Autora del Libro "El amor no malcría"

«

»

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.