Search here...
0
TOP
Crianza Positiva

Aprender a ser padres

papa e hija

La forma en que somos padres se ve indudablemente afectada por la forma en que fuimos criados cuando éramos niños.

Aprender a ser padres

Como seres humanos, aprendemos por imitación. Por lo tanto, el primer lugar donde aprendemos a ser madre (o padre) es observando a nuestros propios padres ¿Cuándo? Cuando nos criaron. A partir de los primeros meses de vida, asimilamos lo que significa cuidar. Absorbemos todos y cada uno de los mensajes verbales y no verbales que nos envían nuestros padres.

Esos mensajes, los usamos para formar nuestra comprensión del mundo y convertirnos en como somos, con nuestra forma de pensar y comportamientos preferidos.

La imitación es la base de gran parte de nuestro éxito como especie, pero en circunstancias incorrectas, también puede ser nuestra ruina. Si no somos conscientes, la mayoría de nosotros terminaremos viviendo un guion que no pudimos escribir.

Cuando nos convertimos en padres, y nos llega el turno de criar a nuestros hijos, a menudo terminamos repitiendo las historias de nuestra propia infancia

La mayoría de los padres toma uno de estos dos caminos: Adquieren patrones repetidos (estos suelen ser generacionales y están profundamente arraigados) o tienen un deseo tan fuerte de no ser quienes fueron sus padres, que se mueven al otro extremo. Estos son los padres tan empeñados en hacer las cosas de manera diferente que luchan por encontrar un término medio entre lo que experimentaron y de lo que se sintieron privados. Por ejemplo, si mi mamá fue demasiado estricta, entonces podría tener dificultades para establecer límites con mi hijo por temor a hacer que se sienta incomprendido y no validado.

Algunos de nosotros miraremos hacia atrás en nuestra niñez y en nuestros padres, a través de lentes color de rosa. Esta es una indicación de que nuestras defensas todavía están en funcionamiento, una de esas defensas es idealizadora. Recordaremos nuestra infancia como perfecta y a nuestros padres impecables (esto, por supuesto, nunca puede ser cierto. Ninguna infancia y ningún padre es perfecto, es una meta imposible). En este caso el comportamiento se repite, por ejemplo, tuve una gran infancia, o mis padres fueron estrictos y yo salí bien, por lo tanto, su enfoque fue el correcto.

Incluso los padres que son conscientes de las formas en que sus padres no lograron satisfacer sus necesidades a menudo repetirán patrones en un intento inconsciente de dominar activamente lo que sufrieron pasivamente. Es común que nuestras parejas, pero especialmente nuestros hijos, nos provoquen exactamente de la misma manera en que nos sentimos heridos por nuestros padres. La comprensión de las heridas de nuestra infancia por sí sola no es suficiente, es probable que encontremos parejas y criemos hijos que recreen exactamente los mismos tipos de dolor, si no tomamos medidas intencionales primero.

Solo una vez que desempaquetamos nuestra infancia y examinamos verdaderamente los defectos de nuestros padres y cómo nos afectaron, podremos comenzar a hacer cambios en nuestra propia forma de criar. Esto no quiere decir que nuestros padres no nos amaran o hicieran lo que creían correcto en ese momento. Pero cuando sabemos mejor, podemos hacerlo mejor, cuando tomamos conciencia de cómo esos patrones aún reinan sobre nosotros y lo qué tenemos que hacer para liberarnos es el primer paso necesario para cerrar ese ciclo.

La única forma de escapar de ese círculo es volverse hacia adentro.

Por eso es tan importante trabajar a través de las relaciones que llevamos incrustadas en nuestros recuerdos emocionales, para que podamos tomar decisiones que se basen en lo que nuestro hijo necesita y no desde dónde se encuentran nuestros problemas no resueltos de la infancia.

Crianza Positiva

Johannes Ruiz Pitre

Madre de familia numerosa. Neuropedagoga certificada en Disciplina Positiva para Padres y Profesores. Especialista en Inteligencia Emocional en la primera infancia. Asesora certificada en sueño infantil. Autora del Libro "El amor no malcría"

«

»

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.